$430 / persona

La experiencia
Editar

Cuando a Ángel G. Villoldo le preguntaron por qué llamó “El choclo” al tango más famoso de todos los tiempos, lacanianos que buscaban un símbolo fálico y naturalistas ávidos por una vuelta a las raíces debieron conformarse con una respuesta decepcionante: “porque es la parte más rica del puchero”. El hambre, como nos dice Luis F. Verissimo, “es el único deseo reincidente. No todos los días se quiere oír una fuga de Bach, o amar a una mujer suculenta, pero todos los días se quiere comer”.

Te invitamos a comer bien. Nuestra casa, habituada a sintonizar voces de niños, se viste dos veces en la semana de sushi bar o, resto de maravillosas carnes de cerdo o vacunas tiernizadas.  Podés sentarte adentro o en el jardín y elegir mesas privadas o compartidas, una opción ideal para conocer gente. Entre los árboles y lejos del ruido, a pocas cuadras de la gran ciudad.

 Ofrecemos una carta de vinos elegida por el chef en sintonía con la comida y otras bebidas con o sin alcohol.

No cobramos descorche

Reglas de la casa
Editar

Por favor llegar a partír de las 21:30hs.

Estacionamiento en la vía pública, vecindario muy seguro :)

  • Aire Acondicionado
  • Menu vegetariano
  • Acceso discapacitados
  • Acepta Descorche
  • Mesas afuera
  • Mesas privadas
  • Hay Wi Fi
  • Mesas compartidas
Barrio: Vicente López